Más de 50 aeropuertos han decidido adoptarla
Amadeus revela cómo los servicios en la nube permiten a los aeropuertos adaptarse al nuevo entorno operativo

Banner consolid


Los efectos iniciales de la pandemia de COVID-19, los cierres y la necesidad de adherirse a nuevos procesos y regulaciones de seguridad han sacudido la industria de los viajes, pero es en los aeropuertos donde la presión ha aumentado más intensamente, ya que el número de pasajeros ha fluctuado y se han impuesto nuevas exigencias operacionales y financieras a todas las partes interesadas.
 

Para cualquiera que trabaje en la industria aeroportuaria durante este período de gran incertidumbre, es probable que se haya dado prioridad a los debates sobre la flexibilidad, la agilidad y la adaptabilidad, ya que ha aumentado la necesidad de gestionar los nuevos desafíos en constante evolución.
A medida que los estados y las ciudades entren y salgan de los cierres repetidamente, y las restricciones de viaje sigan variando en todo el país y a nivel internacional, el número de pasajeros seguirá siendo impredecible. Estas fluctuaciones ejercen una presión adicional sobre los recursos de la industria, que ya están sometidos a una gran presión.
 
Responder a esta volatilidad no es fácil, especialmente cuando la tecnología y los modelos de negocio convencionales no fueron diseñados para manejar tales cambios sin precedentes en la demanda y las necesidades de los pasajeros.
 
Al considerar una solución de nube, no hay necesidad de modificar el hardware local, ni de actualizar las instancias de software locales, ni de aprovisionar las redes. La tecnología se puede adaptar a la experiencia del pasajero que se necesita entregar, en lugar de que los servicios para pasajeros necesiten trabajar dentro de las restricciones tradicionales de la infraestructura de TI in situ y sus capacidades.
 
Agilidad en los aeropuertos
 
La agilidad es lo más importante para muchos líderes de aeropuertos que tratan de contrarrestar los trastornos continuos. Los aeropuertos necesitan escalar los servicios basados en la demanda de pasajeros que fluctúa más que nunca. Es importante que también miren más allá cuando el número de pasajeros alcance los niveles prepandémicos y comprendan cómo pueden gestionar la capacidad y al mismo tiempo cumplir con las nuevas normas de seguridad, como las que rodean el distanciamiento social.
 
Un ejemplo del impacto de la nube es la simplificación significativa del despliegue de los servicios de pasajeros en los aeropuertos. Donde los sistemas convencionales necesitarían meses de configuración in situ, con la adición de la nube, se agilizan. Esto ha quedado demostrado durante la pandemia de COVID-19 con Amadeus, al seguir trabajando con sus socios aeroportuarios para desplegar nuevo software, introducir nuevas soluciones de autoservicio y desplegar interfaces sin contacto con la infraestructura existente con un mínimo de visitas in situ o de forma totalmente remota.
 
Es probable que los aeropuertos tengan que hacer frente a una mayor incertidumbre durante algún tiempo. Con una nueva base tecnológica más flexible y adaptable, pueden asegurarse de tener la agilidad necesaria para responder en un panorama aeroportuario impredecible y rápidamente cambiante.
 

Flexibilidad
 
Un ejemplo de la forma en que los servicios en la nube pueden permitir que los aeropuertos superen las limitaciones de las conexiones de red tradicionales es la facturación móvil y fuera del sitio. Aprovechando la nube, los aeropuertos pueden colocar fácilmente estaciones fijas o portátiles de facturación y entrega de equipaje en múltiples lugares dentro o fuera de la terminal y seguir trasladándolas o almacenándolas según sea necesario.
 
Desde el borde de la acera hasta las estaciones de tren o de autobús cercanas a las terminales, las zonas de tránsito, cerca de la entrada del aeropuerto o en los aparcamientos, se dispone de muchas más opciones. De ese modo, los aeropuertos pueden mejorar la experiencia de los pasajeros y ofrecerles más opciones, permitiendo que se les atienda en zonas que les resulten convenientes. Estos sistemas avanzados no sólo proporcionan una mayor experiencia al pasajero, sino que también permiten a los aeropuertos gestionar a los pasajeros de manera más segura.
 
La adopción de la tecnología de la nube permite a los aeropuertos liberar un nuevo potencial y ofrecer realmente una experiencia adaptada e integral al pasajero. Los quioscos, las unidades de entrega de equipajes, las puertas de embarque biométricas y los sensores de los aeropuertos dependen cada vez más de los sistemas basados en la nube para reunir todas las piezas móviles. El futuro de los servicios de pasajeros no consiste sólo en resolver los desafíos de los diferentes puntos de contacto, sino que se trata de todo el viaje del pasajero, que incluye todo lo que proporciona una interfaz con los pasajeros, tanto dentro como fuera del aeropuerto.
 

Amadeus ha estado desplegando la tecnología de la nube en los aeropuertos durante más de cinco años, hoy en día más de 50 aeropuertos de todo el mundo han decidido adoptar la nube para ofrecer una experiencia más ágil y receptiva a los pasajeros.
 

Compartir en redes sociales

Comentarios

comentarios

PEO CUba

encuesta de la semana

ENCUESTA DE LA SEMANA

Banner Iberostar