Entregas especiales desde el oriente
Conoce más de Japón de la mano de Armando Covarrubias de Amazing Japan

Banner Autorenta


Japón es un país con una extensión territorial cinco veces menor que la de México. Más de la mitad de sus 126 millones de habitantes profesan la religión nativa, que solo existe en el archipiélago; fue gobernado por los guerreros míticos samurái por más de 700 años y perdió una guerra mundial. No es extraño que la sociedad japonesa se haya desarrollado de forma completamente distinta a la de las otras naciones unidas por lazos geográficos, religiosos y culturales, convirtiendo al país en un lugar exótico para los visitantes de occidente.
 

Japón lo tiene todo: templos maravillosos, ciudades impresionantes, santuarios milenarios, bellezas naturales, avances tecnológicos y sabores culinarios. Tiene también pequeños pueblos y rincones escondidos que guardan los secretos del Japón antiguo, el de los kimonos y los campos de arroz. Todo aderezado por el omotenashi, la hospitalidad japonesa que ha trascendido en el mundo.
 
Muchos de los atractivos turísticos que Japón ofrece tienen historia, paisajes y relevancia religiosa.
 

 
Un ejemplo es Kinkakuji 金閣寺, el templo del pabellón dorado. Originalmente parte de la villa privada del shogun Ashikaga Yoshimitsu (1358-1408), el complejo ubicado en las montañas de Kitayama fue diseñado evocando el paraíso en la tierra. Sí que lo lograron: admirar el pabellón y disfrutar el brillo de su reflejo en el estanque central es una imagen que se queda grabada en la memoria de todos los que visitan este impresionante lugar.
 
El pabellón está hecho de madera y cubierto con doscientas mil láminas de oro de 10.8 cm2, tiene tres pisos y está coronado por un ave fénix. A un costado se puede visitar también un pino japonés matsu 松 de 650 años de antigüedad que fue plantado por el mismo shogun antes de morir. Detrás se encuentran jardines, una casa de té y un salón de oración con imágenes budistas talladas en madera hace seiscientos años.
 

 
Disfrutar un té matcha a la sombra de un arce japonés, divertirse leyendo la suerte en un omamori (amuleto tradicional) o saborear un helado de ajonjolí negro son solo algunas de las muchas experiencias que se pueden vivir en esta exquisita visita. ¿Y qué tal llevar como souvenir una botella de sake con finas láminas de oro comestible? Seguro sorprenderá a propios y extraños de vuelta a casa.
 
La visita a Kinkakuji (UNESCO World Heritage Site desde 1994) se complementa perfectamente con los templos Ryoanji y Ninnaji, ubicados a una distancia corta uno de otro y rodeados de edificios tradicionales y pequeños locales con siglos de historia.
 
A partir de hoy estaremos viajando por las entrañas de Japón, mostrando los lugares famosos y descubriendo las joyas escondidas del país en donde nace el sol. Admiraremos los lugares y las personas, tocaremos las texturas y probaremos los sabores de un país en el que el honor todavía existe y en donde la fuerza del sauce y la delicadeza de la flor se amalgaman para multiplicar los sentidos.
 
Armando Covarrubias
Amazing Japan.
Tel. +81 8083 643986
www.amazingjapan.ne.jp
 

Compartir en redes sociales

Comentarios

comentarios

encuesta de la semana

Encuesta de la semana

¿Consideras que perjudicará a la industria la disposición de los EEUU de pedir certificado de vacunación a los mexicanos?

Banner City Vallarta