Colaboración especial
Diplomacia Turística, un proyecto hecho en las rodillas

Banner Autorenta


En los últimos días trascendió en redes sociales el audio de la cónsul de México en Turquía, Isabel Arvide, en el cual la Cónsul se expresa de manera hostil con quien parece ser una empleada local. Más allá del escándalo y de las pocas maneras diplomáticas de la propia cónsul, quiero compartir con los lectores de Pasillo Turístico una reflexión profunda del llamado Consejo de Diplomacia Turística, que hoy por hoy ha tenido más tropiezos que aciertos.
 

En tanto que el escándalo mediático de la funcionaria además de ser muy vergonzoso, es mucho más preocupante como el que la nueva administración federal decidió encargar al personal diplomático la promoción Turística de México en el extranjero. Sin duda, una de las peores decisiones que ha tomado la administración del gobierno actual y lo explico.
 

Las embajadas de México en el extranjero han servido de premio o castigo para múltiples generaciones de políticos, y la presente administración no es la excepción, haciendo a un lado a generaciones de Diplomáticos de carrera, formados, preparados y con experiencia. Es decir que esos puestos de máximo reflector son asignados a personajes lejanos a la práctica diplomática, pero cercanos a los gobiernos en turno.
 

Nuestros lectores se preguntarán ¿por qué esto es posible? La respuesta es sencilla, simplemente porque la ley lo permite y cito : el Art 89 de la Constitución Política de México “es derecho del Presidente de la República designar a los embajadores y cónsules en las embajadas ”. Si bien es cierto que es una prerrogativa presidencial, también es importante señalar que en muchas de las ocasiones estos nombramientos responden más a favores políticos que van en decremento del trabajo diplomático que está cimentado en dos pilares: La Ley del Servicio Exterior Mexicano, y el Instituto Matias Romero.
 

El primer pilar es una ley que articula de manera muy clara las funciones, los cargos y las responsabilidades de este grupo que nos representa en el extranjero. El otro pilar del buen actuar diplomático es el Instituto Matias Romero, esta noble institución donde se han formado generaciones de diplomáticos tiene dos encargos primordiales y cito nuevamente : “ser la organización que coordina los procesos de evaluación académica en los concursos de ingreso y ascenso del Servicio Exterior Mexicano”, y el segundo encargo es diseñar e impartir cursos de formación y capacitación para integrantes del Servicio Exterior tanto de la rama diplomática y consular como de la técnico-administrativa.
 

Como pueden ver queridos lectores, llegar a ser embajador requiere de años de estudio, una larga carrera que empieza como Primer Secretario hasta llegar a ser Embajador. Desafortunadamente esta administración no solo no esta reconociendo la labor de años de este cuerpo de funcionarios, si no además de un plumazo les asignan otras funciones por las cuales no fueron capacitados y detallo, para promover un destino en cualquier parte del mundo necesitas un plan estratégico (el cual México no tiene), recursos económicos, que México tampoco tiene, y recursos humanos que nuestro país tampoco ya tiene, debido a que la nueva administración consideró que desaparecer el CPTM y encargarle estas funciones a los diplomáticos era una buena idea.
 

Para poder llevar a cabo las funciones de promoción turística los cuadros que se necesitan, deben estar formados en 3 pilares fundamentales: mercadotecnia, ventas y relaciones públicas. Además de tener una amplia experiencia y contactos en manejo de agencias de viajes, operadores mayoristas, líneas aéreas, hoteles, etc. Por el contrario, lo que está pasando es que personal que trabaja en las embajadas, formado en otras disciplinas como derecho internacional público y privado, administración pública, y ciencias políticas abruptamente le está siendo asignadas funciones de ventas y promoción turística. ¿El resultado? más carga de trabajo, confusión y nula motivación.
 

Es muy preocupante que se tomen decisiones en las rodillas, no pensar en los derechos laborales de cada uno de estos individuos. He escuchado en reiteradas ocasiones y de manera muy a la ligera “ si no quieren el trabajo, no lo hagan, hay muchos que darían lo que fuera para ir a esos países a trabajar ”. ¡Grave error! dejar tu país, tu casa, tus amigos y familiares requiere un profundo sentido de responsabilidad y patriotismo, que no es lo mismo que patrioterismo mal entendido. Lo hemos visto una y otra vez, lo barato sale caro y pensar que por el hecho de trabajar en una embajada van a asumir tareas que no les corresponden por el mismo salario, está dando como resultado que México esté perdiendo de manera vertiginosa su lugar en el concierto de “Los Países más Visitados del mundo”.
 

La competencia es dura y brutal, pongo un ejemplo, México tenía campaña de promoción de playas en los países de clima frío del hemisferio norte, como Canadá y los EEUU, era impresionante ver anuncios y espectaculares en las principales estaciones de metro y autobuses de las ciudades más importantes de estos países. Esto daba como resultado que año con año se incrementaran los números de vuelos de pasajeros a las playas mexicanas, que sin duda hoy se perderán a causa del Covid, de la crisis económica pero sobre todo por no tener un organismo que lidere las estrategias de mercadotecnia turística de nuestro país.
 

Así, mientras el mundo ya prepara sus estrategias de promoción turística, en México seguimos pensando en “ahorros malentendidos”.
 

Compartir en redes sociales

Comentarios

comentarios

encuesta de la semana

Encuesta de la semana

¿Consideras que perjudicará a la industria la disposición de los EEUU de pedir certificado de vacunación a los mexicanos?

Banner City Vallarta