Y falta de ética
Ex funcionarios de la OMT denuncian malas prácticas al interior

Banner Autorenta


Un grupo de ex funcionarios de la Organización Mundial del Turismo (OMT) hicieron pública una carta abierta en la que llaman la “atención urgente” de los Estados Miembros de la organización, sobre las “inquietantes conclusiones” contenidas en el Informe del Oficial de Ética, sobre el aparente deterioro de los principios que prevalecen bajo la actual gestión de Zurab Pololikashvili al frente de la OMT.
 

Una decena de firmantes, que han ocupado altos cargos al interior de la organización, calificaron como “desconcertantes” los hallazgos del Oficial de Ética y propusieron a los Estados Miembros que los tengan en cuenta antes de considerar la reelección del actual Secretario General para el período 2022-2025 en la XXIV Asamblea General que tendrá lugar próximamente en Madrid, España.
 

Adicionalmente, exhortaron a la Oficina de Servicios de Supervisión Interna de las Naciones Unidas que realice una investigación interna exhaustiva.
 

Entre los firmantes se encuentran Talef Rifai, ex Secretario General de la OMT; Carlos Vogeler, ex Director Ejecutivo de Relaciones con los Miembros de la OMT; Emi MacColl, ex Jefe de Gabinete, Oficina del Secretario General 1996-2017; Esencan Terzibasoglu, ex Director de Calidad y Gestión de Destinos de la OMT, 2001-2018; Christer Elfverson, ex Asesor Especial del Secretario General de la OMT; Eugenio Yunis, ex Director de Programa y Coordinación y ex miembro de la Junta de Ética del Turismo de la OMT; José García-Blanch, ex Director de Administración y Finanzas de la OMT; así como Márcio Favilla, ex Director Ejecutivo de Programas Operativos y Relaciones Institucionales.
 

En el escrito, hicieron pública una creciente preocupación por la gestión ética de la Organización, ahora reforzada y confirmada, en el informe emitido por el Oficial de Ética, dirigido a la Asamblea General, en el que describe una tendencia preocupante en las prácticas de gestión de la Organización.
 

En particular, el informe señala: “Con creciente preocupación y tristeza ha observado cómo las prácticas internas transparentes, que estaban vigentes en administraciones anteriores, entre otras cosas en materia de ascensos, reclasificaciones de cargos y nombramientos, se han interrumpido repentinamente dejando amplio espacio para la opacidad y la gestión arbitraria”.
 

Los firmantes de la carta abierta consideran que, como afirma el Oficial de Ética, si bien la supervisión adecuada solo puede implementarse con los recursos adecuados y una mente abierta, la “gestión opaca y arbitraria parece ser una actitud predominante y una práctica continua bajo el liderazgo actual”.
 

El escrito refiere que: “como exfuncionarios, hemos presenciado directamente, a saber, casos específicos de decisiones arbitrarias de la administración actual de la OMT, algunas de las cuales incluso han sido apeladas ante el Tribunal Administrativo de la OIT. Sin embargo, por razones de prudencia y cortesía, hemos optado por no mencionar ningún nombre”.
 

Otro ejemplo de comportamiento cuestionable del actual Secretario General, fue su propuesta de hacer avanzar el Consejo Ejecutivo, que tuvo que elegir al Secretario General para el próximo mandato de cuatro años, cinco meses antes de su calendario estatutario (enero en lugar de mayo-junio).
 

Esta maniobra impidió que los Estados miembros presentarán candidatos por falta de tiempo. Además, era bien sabido que la fecha seleccionada era muy desafortunada, ya que muchas delegaciones no pudieron asistir debido a las reglas de pandemia imperantes en España en ese momento. La supuesta justificación era que la reunión del Consejo Ejecutivo coincidiera con la Feria Internacional de Turismo de Madrid (FITUR), pero cuando el gobierno español poco después trasladó FITUR a mayo, el Secretario General declinó ajustar las fechas de la reunión del Consejo.
 

Además, las cuentas auditadas no pudieron ser presentadas a ese Consejo como lo establece el reglamento y reglamento, por lo que la reunión fue sumamente irregular, poniendo en duda la legitimidad del proceso electoral, como lo señalaron en su momento dos ex Secretarios Generales.
 
También destacan el hecho de que la Oficial de Ética deja en claro que no ha podido cumplir con sus tareas bajo la dirección actual, por lo que sugiere que la Oficina de Ética se traslade fuera de la Organización.
 

El escrito hace un llamado a la ONU: “Le pedimos que preste especial atención a la cultura del miedo y las represalias a la que ha sido sometido el personal de la OMT, lo que ha llevado a una degradación constante y al despilfarro de valiosos recursos humanos, que no se atreven a quejarse, ni a tomar la iniciativa, decisiones necesarias relacionadas con sus funciones”.
 

Finalmente, hace una puntual propuesta: “de conformidad con el artículo 43 del Reglamento de la Asamblea General, es posible que desee solicitar una votación secreta sobre este punto del Orden del Día y, si la votación así lo determina, encomendar al Consejo Ejecutivo la puesta en marcha de una nueva y adecuada proceso electoral. Creemos que la gestión ´arbitraria y opaca´, como destacó el Oficial de Ética, no tiene cabida en ningún organismo de las Naciones Unidas, incluida la OMT, su Organización, que se ha establecido para proteger contra la mala gestión y el abuso”.
 

Compartir en redes sociales

Comentarios

comentarios

encuesta de la semana

Encuesta de la semana

¿Consideras que perjudicará a la industria la disposición de los EEUU de pedir certificado de vacunación a los mexicanos?

Banner City Vallarta