“25 años de la Asociación Mexicana de Agencias de Viajes en la Ciudad de México”


Hablar de la Asociación Mexicana de Agencia de Viajes (AMAV) es acércanos a una ventana que nos permite observar la historia del turismo en nuestro país, fue fundada hace 54 años por profesionales del turismo entre los que destacan nombres como Don José García, Don Fernando Betanzos, Don José Mayora, por mencionar solo algunos de sus fundadores, de manera más reciente ha sido encabezada por agentes de viajes profesionales que tengo el gusto de conocer de manera personal como Mario Haza o Jorge Hernández.

 

En lo relativo a la Ciudad de México la filial de la Asociación Mexicana de Agencias de Viajes nació hace 25 años encabezada entonces por Víctor Romero y fueron presidentes de la misma destacados personajes de la industria como Francisco de Burgos, Ana Moisés o Renato Sandoval, quienes mantuvieron viva la asociación permitiendo que hoy llegue a 5 lustros de vida, hasta aquí estimado lector dejaré de lado la historia, esa que me han contado para hablar de la realidad, la que efectivamente me consta.

 

Tuve la oportunidad de conocer de cerca el trabajo que realizaba la Asociación Mexicana de Agencias de Viajes en la Ciudad de México, de manera un tanto fortuita (pues debo confesar que era un gran escéptico del trabajo que se realiza desde las asociaciones), fue en una invitación para conocer la renovación del Hipódromo de las Américas y el Royal Yak la misma iba dirigida a Don Mario López Sánchez (mi padre) en su calidad de Vicepresidente de Operadores Mayoristas de la citada asociación y Director de Vigal Operadora Mayorista, al encontrarse de viaje la invitación recayó en mí, de esta manera y sin esperar mucho de aquel evento acudí para cumplir con el compromiso, escuche un poco de lo que se hacía en aquella organización, intercambié un par de opiniones con algunos de los vicepresidentes y con el entonces presidente de la agrupación Antonio Manzo Hernández, de quien posterior a la visita (una semana después) recibí una llamada para invitarme a formar parte  de aquella organización, en la que al cabo de dos o tres reuniones acepté participar durante el último año de su gestión, misma que quedaría marcada por la salida de la filial de las instalaciones ubicadas en la calle de Guanajuato en la llamada “casa de los agentes de viajes” y el ingreso a CANACO que fungió como sede de la organización durante ese periodo, más el inmediato posterior; además de iniciar durante su periodo al frente de la asociación con el llamado club de compras para los socios.

 

Para finales de 2008 daba inicio la gestión de Gerardo Pérez Aguilar como presidente, tuve la fortuna de ser ratificado en mi cargo, así desde la Vicepresidencia de Relaciones Públicas pude conocer sin duda las entrañas de la asociación (esto marcó en gran medida mi decisión por estudiar y ejercer la abogacía).

 

Durante esta etapa se forjaron las bases y cimientos que hoy sostienen a esta emblemática organización en la ciudad, logrando un espacio de toma de decisión dentro del Fondo Mixto de Promoción Turística de la Ciudad de México, realizando las primeras participaciones en eventos de promoción a nivel nacional, generando encuentros de negocios para los socios, sin olvidar algunos sobresaltos como  aquella epidemia de Influenza que tomó por sorpresa a todos en la ciudad, mientras se desarrollaba el Tianguis Turístico de Acapulco.

 

Para 2013, después de concluir la gestión de mi gran amigo y mentor, al término de una elección cuestionada (como todos los procesos de esa índole) decidí hacer una pausa en mi participación dentro de las asociaciones para concluir mis estudios de Derecho y dedicarle tiempo a la política que se ha convertido hasta el día de hoy en una vocación.

 

Seis años han pasado desde entonces y hoy veo una asociación participativa, que encabezada por su presidente (Julián Arroyo) tiene voluntad de unir y conciliar, pues encontrar al presidente de AMAV NACIONAL (Eduardo Paniagua) en el evento del XXV Aniversario, junto con presidentes y representantes de otras organizaciones gremiales del sector es muestra de esto.

 

Sin duda lo anterior es una buena noticia dados los tiempos y las condiciones adversas que enfrenta el sector, no debe haber lugar para las divisiones, los espacios que se deben abrir y privilegiar son aquellos que permitan el dialogo, la convergencia de las ideas, pero sobre todo la integración de proyectos en favor del bien común.

 

Vale la pena reflexionar para aprender de asociaciones que son ejemplo de trabajo, dinamismo y cohesión, la Asociación de Mercadotecnia y Ejecutivos de Ventas de la Hospitalidad (AMEVH) fundada en 1966 es una de ellas, otras que son de reciente creación, pero con gran visión del rumbo que debe llevar el sector como la Asociación Mexicana de Trabajos y Oficios Vinculadas al Turismo (AMTOT), este es el momento de mostrar a un sector capaz de lograr la unidad y tener posicionamientos conjuntos, que sabe hacia donde ir porque conoce el valor que representa para nuestro país.

 

Ojalá que la alegría de compartir los primeros 25 años de una filial tan emblemática para el turismo nacional, sea el motivo perfecto para tender puentes y trabajar juntos.

Compartir en redes sociales

Comentarios

comentarios

encuesta de la semana

ENCUESTA DE LA SEMANA