Toma de Protesta
Campeche: un viaje por el estado en compañía de las socias AFEET

Banner City Express PLUS


Marzo es sin duda uno de los meses más significativos para las mujeres, y tratándose de la industria turística es en especial un mes que nos invita a reconocer la labor e importancia del género femenino en el Turismo. De acuerdo con el Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC), cerca del 54% de los empleos relacionados con el sector son ocupados por mujeres, papel que en el mayor de los casos se combina con otras actividades como la crianza, la vida en familia y la realización de proyectos personales.
 
A propósito de las mujeres en el turismo, la Asociación Femenil de Ejecutivas de Empresas Turísticas (AFEET), realiza constantemente encuentros de networking, capacitaciones y viajes de familiarización para que las socias puedan adentrarse en los destinos que encabezan las presidentas de los Capítulos dentro de la República Mexicana. Con motivo del cambio en la mesa directiva, AFEET Capítulo Campeche convocó durante la última semana de febrero a 24 socias provenientes de Jalisco, Oaxaca, Guerrero, Sinaloa, Quintana Roo, Yucatán, Baja California, Guanajuato, Coahuila, Nuevo León y CDMX, así como a la Presidenta de AFEET Nacional, Mariana Pérez, para recorrer las bellezas naturales, arqueológicas y culturales que ofrece el estado.
 

 
La experiencia por el estado comenzó en el Baluarte de San Carlos, donde las socias se dieron cita para conocer a las 7 nuevas integrantes de la Mesa Directiva del Capítulo Campeche, con las que hoy suman 24. En un acto protocolario exclusivo por veda electoral, el Secretario de Turismo Mauricio Arceo Piña, tomó protesta de las ejecutivas que asumen cargo para el periodo 2022-2023. Durante la ceremonia, la Maestra Irazú Acevedo, presidenta saliente, cedió la estafeta a Paola Coyoc, quien hoy lidera el Capítulo Campeche.
 
Con una muestra de baile y fiesta, durante la noche se presentó a la reina del Carnaval, así como a la reina infantil y a los reyes estudiantiles.
 

A la mañana siguiente, las socias ya estaban listas para emprender camino a Calkiní, municipio conocido también como “La Atenas del Camino Real en Campeche”, donde las esperaba una comitiva encabezada por la alcaldesa Juanita Cortés Moo y un grupo de bailarines que inundaron la explanada con música y buena energía. Más tarde, se dirigieron al Centro de Desarrollo Comunitario de Calkiní, donde tuvieron un primer acercamiento a las artesanas locales, con la oportunidad de adquirir artículos auténticos de primera mano, siendo esta una forma ideal de beneficiar a la comunidad.
 

 

Bécal es otra ciudad de gran importancia, no solo dentro del municipio de Calkiní y del propio estado, sino a nivel mundial, esto gracias a que se considera la “Cuna del sombrero Jipijapa”. Esta prenda originaria de Ecuador, encontró su segundo hogar en Campeche, luego de que Don Sixto García introdujera la palma de Jipi a finales del 1800. Con ayuda de maestros artesanos, expertos en la confección de sombreros de guano, el Jipijapa obtuvo una nueva personalidad que hoy ha dado fama mundial a sus creadores.
 

Una de las representantes de tan codiciada prenda es María del Rosario Herrera, mejor conocida como “Chari”, fundadora de Artesanías Lool-Jipi y quien a manera de anécdota relata la curiosa forma en que encontró una cueva debajo de su casa. Los trabajos habían iniciado para construir lo que hoy es su tienda de artesanías y gran parte de la obra parecía haberse dañado, sin embargo la sorpresa sería enorme al descubrir que debajo del predio yacía una antigua cueva que hoy funciona como taller para la elaboración de estos sombreros, cuya principal necesidad es que deben confeccionarse dentro de un ambiente húmedo, lo que permite manipular la fina palma que los caracteriza.
 

Más adelante esperaba Ex Hacienda Tankuché, cuya bonanza inició a la mitad del siglo XIX, cuando se dedicaba a la explotación del palo de tinte. Después, a finales del mismo siglo se convirtió en una hacienda henequenera y hacia la década de 1970 fue expropiada por el Gobierno Estatal. Hoy es un vestigio de los años dorados del henequén, pero su arquitectura afrancesada y la estampa medieval que le acompaña, continúan siendo sorprendentes.
 

 

En el lugar, hoy combinación entre nostalgia y orgullo campechano, ya esperaba una banda y un grupo de danza, listos para bailar con las socias sus famosas vaquerías. Este alegre baile tiene su origen en las haciendas, cuando se marcaba al ganado durante las fiestas de San Antonio, considerado el Santo Patrono de todos los hacendados.
 
Si bien el henequén es una materia prima de enorme relevancia para el estado, lo es también el hilo de Sansevieria, utilizado en la fabricación de hamacas, morrales, zacates, cestería y artículos de decoración. Dicho lo anterior, no podía faltar una visita a los Artesanos Corchadores de la “lengua de vaca”, como se le conoce comúnmente a la planta de Sansevieria. Con técnicas rudimentarias, adaptando clavos como peines y rines de bicicleta como trenzadoras, estos artesanos transforman la planta en finos hilos y mecates. El proceso requiere de paciencia, destreza y mucha dedicación, por lo que resulta urgente una regulación que establezca mejores pagas por tan esmerada labor.
 
El camino a Calakmul
 
Visitar el primer Patrimonio Mixto de la Humanidad por la UNESCO en México, fue la gran revelación durante el viaje. Y como muchas de las grandes sorpresas, el encuentro fue precedido por una intensa travesía. Llegar a la Zona Arqueológica de Calakmul desde San Francisco de Campeche implica unos 310 km de por medio -alrededor de 6 horas de ruta-, de las cuales dos son prácticamente un camino agreste y que comparte ambos sentidos. No obstante, la magia ocurre justo en esta última parte del derrotero, cuando la naturaleza se revela y hocofaisanes, monos aulladores e incluso venados, se dejan ver por la carretera.
 

 

Calakmul es hogar de más de 280 especies de aves, más de 50 tipos de reptiles y la Reserva de la Biosfera representa la principal área de protección de los felinos en nuestro país, donde destacan principalmente el jaguar, el ocelote, el tigrillo, el puma y el jaguarundi. Otras especies que coexisten dentro de la Biosfera, son el mono araña, el pecarí, oso hormiguero, los venados bura y cola blanca, así como los armadillos y el temazate.
 

 

Aunque la ciudad se remonta a los años 500 a.C. y 900 d.C., su descubrimiento es relativamente reciente, pues el primer hallazgo data de la década de 1930 cuando el biólogo Cyrus Longworth Lundell realizaba investigaciones para una fabricante de chicles. Pero no fue sino hasta la década de 1980 cuando se reveló al mundo la fascinante ciudad Maya.
 
Si hay algo que caracteriza a Calakmul además de su riqueza natural e histórica, es la sensación de estar atravesando un portal en el tiempo, pues la ausencia de tecnología y señal satelital, provoca que los viajeros establezcan una conexión única con el sitio, entregándose al sonido de los animales y el crujir de las hojas al caminar.
 
Un viaje tan largo y anhelado lleva implícita la subida extenuante a la imponente Estructura No.2, que con sus 50 metros de altura ofrece alucinantes vistas a la verde selva. Colocarse en su cúspide es un lujo aún disponible, mismo que además de agradecerse es equiparable a recibir un regalo de nuestros ancestros, de ahí la importancia de respetar y cuidar de él.
 
Hopelchén: De Tohcok a Santa Rosa Xtampak
 
A un costado de la carretera Federal 261, semioculta tras una valla de Saguaros, yace la Zona Arqueológica de Tohcok. Protegida por una rudimentaria entrada y custodiada por los lugareños, el asentamiento que combina arquitectura Chenes y Puuc se mantiene erguido pese a los embates de la civilización moderna, que disolvió gran parte de sus estructuras durante la modernización de la zona y las obras para el trazo carretero.
 

 

Sus vestigios, conservan celosamente dos edificios que conforman tan solo un fragmento de lo que debió ser la antigua ciudad Maya hace doce siglos. Singular ciudad maya, pequeña, rica y muy jerarquizada, que floreció hace doce siglos. Un detalle importante es que al ser un sitio poco conocido, es muy probable que las visitas sean prácticamente privadas, por lo que se recomienda contratar los servicios de un tour con guía especializado.
 

Partiendo desde el Centro Histórico de Hopelchén, unos 40 km al este del estado se localiza la Zona Arqueológica de Santa Rosa Xtampak, un asentamiento que se estableció sobre una colina con aproximadamente 50 metros de altura. Descubierta en 1843, esta ciudad que floreció durante los siglos 600 al 800 d.C., ostenta al igual que Tohcok una arquitectura Chenes combinada con estilo Puuc, pero además integra cierta influencia de Río Bec.
 

 

De su arquitectura sin duda sobresale “El Palacio”, un colosal edificio de tres niveles con más de 40 cuartos que fueron utilizados por la élite de la época. Destacan sus dos escaleras interiores, característica que además de hacer la construcción fascinante a simple vista, la vuelve única. Algo que cabe ser mencionado es que la zona continúa siendo poco visitada incluso por el turismo local, por lo que podría decirse que es una de las joyas mejor guardadas de la cultura Maya en el estado de Campeche.
 

Al anochecer, el viaje concluyó con una cena en la Hacienda Xtechel, donde las socias pudieron compartir sus impresiones acerca de los sitios visitados, convivir y disfrutar del ambiente cálido que ofrece Campeche durante todo el año.
 

 

Compartir en redes sociales

Comentarios

comentarios

encuesta de la semana

Encuesta de la semana

¿Tomas en cuenta el AIFA como punto de partida a la hora de armar itinerarios para tus clientes?

Banner Luftansa