Opinión
El turismo en México frente a la gran oportunidad


Los esfuerzos en esta “nueva normalidad”, tienen varias caras, y en la búsqueda de la recuperación económica estamos presenciando un cambio profundo de las estructuras de la industria turística en el mundo y en México no es la excepción.
 

Lo importante en este gran cambio es mantener la calma, ser resiliente y utilizar el tiempo en prepararnos para enfrentar lo que viene cuando las cosas se recuperen y los viajes se normalicen, y por prepararnos me refiero a estar informados de como se está transformando la industria a un ritmo vertiginoso.

 

Los daños hasta el momento son muy grandes tanto en la industria restaurantera, hotelera, de atracciones y transportación, y los sobrevivientes de esta pandemia tienen que preparar sus estrategias que permitan su viabilidad como negocio en la nueva normalidad y desde el punto de vista financiero.

 

Las empresas que están en siguen en marcha tienen que aplicar los protocolos sanitarios no solo los de su empresa, sino también cumplir con los protocolos estatales y los federales, pero si bien esto les permitirá continuar ofreciendo sus productos y servicios, también es importante resaltar que esto implica un costo en los productos sanitizantes, en la capacitación de sus empleados y de un costo horas-hombre, sin embargo, es un hecho que se tienen que cubrir estos gastos y quizá la mejor manera es que el costo a final de cuentas se tenga que compartir entre los viajeros y los proveedores de servicios, por lo que es muy importante que todos los participantes de la industria tengan un flujo de dinero más eficiente y efectivo recurriendo a la modernización con tecnología de punta que hoy está demostrando ya su gran utilidad.

 

El reto hoy es que después de la pandemia habrá que reactivar a las empresas y los negocios que generan utilidades en la industria, es un hecho contundente que la Industria Turística no va a desaparecer, sino que va a cambiar a como la conocíamos en diciembre pasado, y va a cambiar en un entorno donde además muchas cosas serán diferentes.

 

En México, por principio de cuentas acabar con el paternalismo que existía en el sector a través de SECTUR y del malogrado CPTM, y esto se ha convertido en una gran oportunidad para todos los participantes y seguramente le va a dar a la industria turística un gran empuje, y es que en teoría el Estado debe ser rector y no promotor. Al principio de la pandemia muchos actores del sector pedían ayuda para sobrevivir, y quizá pudo haber evitado quiebras sin descomponer los modelos económicos y de distribución de la riqueza, en esta ocasión única en la historia de la humanidad, si era necesario para poder sobrevivir ante una pandemia que ha rebasado toda la expectativa, y que se espera que continúe hasta entrado el 2021, varios países lo han hecho y habrá que ver como les funciona y que tan rápido se recuperan.

 

De hecho, algunos sectores de la industria del Turismo en México como el sector de grupos y convenciones, en voz de sus expertos, apuestan a continuar con la tecnología de webinars y regresar a las actividades presenciales hasta el 2022, esta es una realidad que nos permite entender la “nueva normalidad” y subirnos a la “ola” de la tecnificación es un hecho inminente.

 

Pero retomando el tema de que se termino el paternalismo en la Industria, lo bueno que podemos sacar de esto, es que los empresarios como siempre resultan los héroes de las batallas, asumiendo el reto de hacer una promoción efectiva y que sea razonable de acuerdo a los criterios de inversiones financieras y así nace la Alianza Nacional Emergente por el Turismo, que agrupa a diferentes asociaciones de empresas turísticas como el Consejo Nacional Empresarial Turístico (CNET), ), la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (CONCANACO SERVYTUR), pero además agrega algunos participantes como  la unión de la Conferencia Nacional de Gobernadores (CONAGO), la Unión de Secretarios de Turismo de Mexico (ASETUR), la Conferencia Nacional de Municipios de Mexico (CONAMM) y senadores de la Comisión de Turismo; la Alianza Nacional por el Turismo (ANETUR), que seguramente agregan una visión mas precisa y objetiva de la promoción de los destinos. También lo que le da el toque esencial para poder arrancar a la industria es la Asociación de Bancos de Mexico.

 

Déjeme compartir lo que veo de esta Alianza, veo la integración de empresarios comprometidos con mantener sus negocios en marcha y mantener el desarrollo económico de las regiones que son de su incumbencia, mantener sus empresas significa mantener otras pequeñas y medianas empresas y lo más importante mantener empleos. La verdad es que la gente necesita tener un empleo digno y gastar su dinero para poder hacer que la economía no solo crezca, sino que se desarrolle.

 

Veo que los Gobernadores y otras asociaciones de servidores públicos se adhieren con una intención de mantener proyectos y no a costa del presupuesto, sino de facilitar las cosas en sus regiones para estimular la recuperación económica, además de que con su presencia se logrará ser más puntual y objetivos al momento de promocionar. ¿Y es que usted sabe amigo lector como nos ven en otros países? Los esfuerzos que se han hecho para promocionar México en el extranjero han sido muy generales y confusos, como hace unas semanas fue la confusión de los protocolos sanitarios federales, estatales, de ciudades y de empresas.

 

Hablando de ser objetivos en la promoción, en el extranjero ven a México como un todo bonito, con playas y artesanías pero a final de cuentas como un todo, lo que provoca que si hay temas de inseguridad en la Ciudad de México o Tamaulipas o Guerrero o Quintana Roo, desde otros países nos siguen viendo como un todo: en México todo el país es inseguro, y eso quizá no es lo correcto de ahí que la importancia de que los gobernadores y los Secretarios de turismo se unan a esta Alianza y puedan enseñar lo que hay en México de manera específica y que demuestra la gran riqueza de nuestro país.

 

Esta Alianza seguramente por donde va a empezar después del recuento de daños es por promover lo conocido y lo nuevo por promover que hay en cada rincón del país, somos más que la pobreza en las calles o la compra con regateo de una artesanía, el país tiene mucho que enseñar, pero hasta la fecha todo esto queda en intenciones.

 

Yo le pregunto a usted amigo lector ¿A cuántas rutas turísticas se ha subido en Guanajuato o en Jalisco o en el estado de México?, solo por mencionar algunos estados, su respuesta compárela con el número de turistas nacionales y extranjeros con los que se encontró cuando visitaba esta ruta, quizá ahí se dé cuenta y se preguntó, sobre todo si la ruta le gusto, ¿por qué no había más gente? La respuesta es porque quizá no se ha logrado una promoción objetiva de algo que bien vale la pena.

 

Si bien al principio de esta reflexión hablaba de que el futuro está en la tecnología como sucede hoy con las convenciones, que se están apoyando en los webinars, es cierto que las rutas se pueden conocer por recorridos virtuales, pero nunca serán comparables estos recorridos a las experiencias presenciales en un destino, si hablamos de “nueva normalidad” esta Alianza por el Turismo tiene una gran oportunidad de acelerar la recuperación del sector y promover sobre todo una industria dispuesta a competir con productos y servicios de primera y lista para enfrentar la competencia que van a dar otros países sobre todo los europeos y del caribe por tratar de enamorar a los turistas y llevarlos a sus destinos.

 

Pronto volveremos a viajar…

 

Raphael Paredes

rparedes2019@gmail.com

 

Compartir en redes sociales

Comentarios

comentarios

encuesta de la semana

ENCUESTA DE LA SEMANA