Opinión
Las aerolíneas raspan su reputación durante la pandemia


Esta pandemia que ha azotado al mundo como no se había visto por nuestra generación teniendo solo referencias de aquella fiebre española a principios del siglo pasado en Estados Unidos y Europa, ha dejado una marca inolvidable en todo el mundo, las economías del mundo lo han resentido de manera extraordinaria, llegando a golpear las estimaciones del PIB (Producto Interno Bruto) como pocas veces se ha visto, muchos sectores económicamente activos se han visto dañados por la inactividad y las políticas sanitarias impuestas, como el sector de la construcción o el turismo.
 

Y precisamente en el tema del turismo, “nos toco bailar con una muy fea”, como dirían algunos políticos, que han optado mejor por el “sálvese quien pueda”, en estos tiempos que se han vuelto catastróficos para muchos en el sector turismo muchas empresas han visto dañada de manera importante su imagen y por consecuencia su reputación, y solo con buenas estrategias financieras y de reposicionamiento de marketing, sumadas a una continua resiliencia podrán volver a tener una imagen aceptable ante sus clientes, ante el sector turístico y ante la demanda global de viajes.
 

Los que consideramos principales y grandes perdedores en este cataclismo son las líneas aéreas nacionales e internacionales, los cruceros y algunos destinos.

 
A nivel mundial ya son varias la aerolínea que se están acogiendo al capítulo 11 de la ley de quiebras en Estados Unidos, como una estrategia que les puede ayudar a ganar tiempo y la posibilidad de poder mejorar el timón, reestructurando su posición financiera.
 

Aquí en México Interjet lleva ya varios meses con una reputación en picada, desde que el año pasado por conflictos laborales hizo movimientos en su plantilla laboral lo que provocó serios retrasos en varios vuelos que salían del aeropuerto de la Ciudad de México, con la gran molestia por parte de los pasajeros y sin ninguna explicación por parte de la aerolínea lo que daño su imagen y reputación, afectando la posibilidad de que los pasajeros consideren a esta aerolínea en sus viajes aéreos. Posteriormente se ha hablado mucho de la mala situación financiera por la que atraviesa esta empresa, además por esta situación se realizó un embargo de una propiedad de Miguel Alemán que es propietario de la línea por insolvencia y recientemente para complicar más el aterrizaje con turbulencia, se dio a conocer de una demanda de parte del aeropuerto O´Hare de Chicago, por adeudos vencidos. La empresa ha tratado de desmentir la mala situación por la que atraviesa lamentablemente los esfuerzos no han sido suficientes, incluso el presidente López Obrador llego a darle el espaldarazo a esta empresa, para lo que muchos analistas entendieron como posibilidades de algún apoyo, que seguramente no va a llegar o va a ser muy cuestionado como están las cosas, para no llegar al escenario de Mexicana, de hecho la empresa no ha podido colocar deuda en la Bolsa Mexicana de Valores ni otorgar propiedades en garantía, así que datos financieros oficiales y transparentes al primer trimestre del 2020 no están disponibles.
 

Aeromexico no se ha alejado de esta situación de ver raspada su imagen, por los efectos de la pandemia, hace unos días Dario Célis escribió que la aerolínea, si bien cuenta con mil millones en su caja, sus pasivos ascienden a 5 mil millones de dólares, este apalancamiento no le permitiría en este momento a la empresa de Andrés Conesa hacer frente a sus acreedores en la inmediatez, y de acuerdo a la idea de Célis, es que con este apalancamiento la empresa se acogería al Capítulo 11 en la Ciudad de Nueva York como lo hicieron Avianca y Latam, para que mediante esta estrategia gane tiempo para una reestructuración. La aerolínea por su parte salió a desmentir esta información. De acuerdo con la información financiera que Aeromexico tiene la obligación de reportar a la Bolsa Mexicana de Valores, en sus cielos hay bastante turbulencia, ya que si bien en el primer trimestre del 2020 sus ingresos fueron de 14 mil 74 millones de pesos, estos son menores a los que se registraron en el primer trimestre del año anterior en casi un 14 por ciento, mientras que la pérdida de su operación en el primer trimestre de este año llegó a 1,790 millones de pesos, casi cinco veces más de su pérdida de operación en el mismo periodo del año anterior, por su parte la perdida antes de impuestos se va hasta 3 mil 344 millones de pesos, un crecimiento de sus pérdidas antes de impuestos de poco más de 84 por ciento en comparación al mismo trimestre del año anterior, ¿parece un aterrizaje de emergencia, no cree usted?
 
Con estos resultados en su balance del primer trimestre del 2020 los pasivos totales de la empresa llegan a 116 mil 636 millones de pesos, creciendo 22.5 por ciento en comparación a los pasivos que se presentaron en el mismo trimestre del 2019, a esto en el 2020 su capital apenas fue de 5,032 millones de pesos presentando una relación de 23 pesos de pasivo contra uno de capital.
 
¿Quizá ante esta situación y buscando mejorar su imagen fue que la aerolínea ha hecho viajes de China a Mexico con insumos médicos para el Covid-19, la pregunta es ¿el Gobierno Mexicano pago estos viajes? Pronto lo sabremos. Sin embargo, su reputación en este momento esta raspada.
Por su parte Volaris, también navega en turbulentos cielos, ya que también presento una perdida en el primer trimestre de este año que contrasta con la utilidad que presento en el mismo periodo del 2019, en los primeros tres meses del 2020 los estados financieros reportados a la Bolsa de Valores observan una pérdida de 1,493 millones de pesos que contrastan con la utilidad de 519 millones de pesos del año pasado en el mismo periodo. En el caso del capital con referencia a sus pasivos el primer trimestre muestra una situación preocupante que llama la atención sus pasivos son por poco más de 73 mil 205 millones de pesos con un capital en rojo de 3,912 millones de pesos, una situación muy diferente a la que se presentó en el primer trimestre del año pasado en donde los pasivos totales fueron de 57 mil 765 millones de pesos mientras que su capital fue de 5 mil 529 millones de pesos, el crecimiento de los pasivos en el primer trimestre de un año a otro aumento en casi un 27 por ciento, es decir su deuda creció más de 15 mil 439 millones de pesos.
 
En unos cuantos días concluye el segundo trimestre del año y estaremos muy pendientes de analizar los resultados que presenten a la Bolsa y que deben reflejar los estragos causados por el COVID-19.
 

Pronto volveremos a viajar…
Raphael Paredes
rparedes2019@gmail.com
 

Compartir en redes sociales

Comentarios

comentarios

encuesta de la semana

ENCUESTA DE LA SEMANA