Los agentes de viaje son el medio para guiar al viajero
La Clínica del Viajero emitirá un “pasaporte inmunológico” para los viajeros que se realicen la prueba de COVID-19 : Dr. Jorge Baruch Díaz


Ante la presente pandemia de coronavirus, el turismo ha tenido que modificar su modalidad de viajar en todos los sentidos. Travel C Brand, oficina de representaciones turísticas, encabezó una entrevista con el doctor Jorge Baruch Díaz, Jefe de la Clínica de Atención Preventiva del Viajero y vocero de COVID de la UNAM, quien habló sobre el contexto en el que se encuentra el turismo, la ventana de oportunidades que tiene para los próximos meses y la importancia de los agentes de viaje como educadores del viajero.

 

El doctor Baruch explica que, aunque no es tarea fácil, el nuevo viajero, con apoyo de los agentes de viaje, quienes tienen la tarea de informar responsablemente y educar al turista, deben comprender el contexto actual y con base en eso, cambiar sus hábitos tomando en cuenta las recomendaciones emitidas por las instituciones de salud de su país y del destino que visita.

 

Actualmente, México se encuentra en una etapa de reactivación del turismo doméstico en ciertas regiones; sin embargo, para hablar del turismo internacional se deben tomar en cuenta tres proyecciones importantes: las internacionales por regiones (América, Asía, Europa, África), las nacionales y las etapas epidemiológicas de las estaciones del año.

 

 

De acuerdo con el pronóstico de estas proyecciones, América podría comenzar una fase de disminución de casos en agosto, “la disminución de casos para América Latina y México va a ser significativa a partir de septiembre. Estamos estimando que a principios de octubre América, específicamente México, esté en una etapa de transición hacia el verde”, explicó.

 

Cuando el semáforo se declara en verde (no transición) se pueden planificar viajes de itinerarios más complejos con distancias intercontinentales. “Esta ventana de oportunidad se está estimando, sea octubre, noviembre y una parte de diciembre en la que se pueda llevar a cabo una reactivación importante, independientemente de las oleadas”, mencionó. Sin embargo, estas proyecciones también están sujetas al comportamiento de la población y factores externos.

 

Comprender el semáforo epidemiológico desde el punto de vista del turismo es fundamental para emitir las recomendaciones adecuadas. Estas recomendaciones se hacen en conjunto con la IATA, la Organización Mundial de Salud (OMS) y otros organismos internacionales, quienes hacen una diferencia para viajeros y pobladores de las comunidades, ya que el turista se vuelve vulnerable fuera de su lugar de residencia.

 

Ahora bien, cuando el semáforo se encuentra en rojo, no se permite salir de esta zona; de hecho, las salidas de casa deben ser solo para actividades esenciales. En color naranja se recomienda que la población no se movilice más allá de la residencia habitual. En color amarillo es recomendable viajar más allá de lo local, pero no salir del país. La transición de amarillo a verde permite a los turistas hacer viajes regionales, es decir, salir del país, pero no del continente.

 

“El riesgo para contagiarse de SARS-CoV-2, que genera COVID-19, es multicausal, el 50% depende del comportamiento de la persona, 25% de las acciones y medidas de higiene de los servicios de turismo y el otro 25% se distribuye en muchas causas del entorno”, menciona. Luego entonces, los que ofrecen el servicio y los propios agentes de viaje tienen la responsabilidad no solo de ofrecer protocolos, sino de impulsar que se cumplan correctamente.

 

El papel primordial del Agente de Viajes

 

Enfocar, transmitir e informarse responsablemente es tarea crucial de los agentes de viaje para “impactar en el viajero de tal forma que modifique su comportamiento dentro de un hotel, de la cabina de avión, en un museo, en transportación terrestre y en todos los lugares donde interactúan los viajeros” enfatizó.

 
En el caso de las aerolíneas y aeropuertos, se están implementando rigurosos protocolos de sanidad, pero es importante recordar que estos solo influyen en el 25% del riesgo de contagio, es decir, al subir a un avión no hay que bajar la guardia, por el contrario, el viajero debe ser exigente consigo mismo y cumplir correctamente con dichos protocolos.

 

En cuanto al panorama mundial, el doctor Baruch presentó un mapa donde se muestra que una parte de América, incluido México, es percibida como el epicentro de la pandemia. Un gran número de países de América del Sur, Europa, Asia y África no permiten la entrada de mexicanos procedentes de México, otros tantos exigen un tipo de cuarentena, ya sea 10 o 14 días y algunos otros piden pruebas de COVID-19 tipo PCR antes de salir de México y al llegar al lugar de destino.

 
Estas medidas restrictivas se van actualizando cada quince días en el caso de la Unión Europea y se publican en la ECDC www.ecdc.europa.eu/en, en el caso de América del Norte se hace mensual. Cada región establece la periodicidad con que llevan a cabo estas reuniones en las que se valora el contexto mundial y nacional para emitir las recomendaciones pertinentes.
 

“Para poder ingresar a algunos países que comiencen a relajar las restricciones, se van a requerir pruebas que certifiquen que estamos libres de SARS-CoV-2 que es el virus que genera COVID-19”, explica el doctor Baruch. La única prueba que está avalada mundialmente es la de tipo PCR y ésta no debe exceder un máximo 72 horas para poder ingresar a los países de destino.

 

La Clínica de Atención Preventiva del Viajero de la UNAM tiene el objetivo de mejorar las condiciones de los viajeros antes durante y después de sus viajes. Ofrece el servicio de prueba PCR con un costo de 3 mil pesos para público general y 2 mil para la comunidad activa de la Universidad.

 

La Clínica del Viajero entrega los resultados de la prueba tipo PCR para COVID-19 en un periodo no mayor a 24 horas y, de forma adicional, a partir de la primera semana de agosto, emitirá también un certificado tipo pasaporte inmunológico con un código QR que al ser escaneado por cualquier autoridad migratoria lo llevará al expediente del viajero donde se muestra su historial médico avalando que no porta el virus.

 

La clínica se encuentra ubicada en la Terminal 2 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México y para recibir atención se requiere una cita previa. Toda la información se encuentra en clinicadeviajero.unam.mx.

 

Para finalizar, el doctor Jorge Baruch envío un mensaje a los participantes, en el que reconoció y enfatizó el importante papel que desarrollan los agentes de viaje en la industria del turismo y la gran responsabilidad que tienen como guías y educadores de los viajeros. El trabajo en conjunto entre agentes, viajeros y prestadores de servicios va a permitir un avance significativo en la disminución de casos y, por lo tanto, relajar las restricciones de viajes nacionales e internacionales.

 

Compartir en redes sociales

Comentarios

comentarios

encuesta de la semana

ENCUESTA DE LA SEMANA